Viajar en familia: qué comer y beber en carretera

Llega uno de los mejores momentos del año: reúnes a la familia, montas en el coche y emprendes un viaje para descubrir nuevos rincones de la geografía española. Pero, ¿qué comes cuando viajas? ¿Sabías que hay ciertos alimentos que no son nada aconsejables para viajar por carretera? Hoy te hablamos de algunos consejos que harán tu viaje mucho más llevadero.

ANTES DE SALIR DE VIAJE

Una de las claves para que viajar en familia no genere estrés ni para el conductor ni para los acompañantes (y en especial para los niños), es la planificación.

Antes de viajar por carretera debes planificar la ruta a realizar. Aunque sí solemos calcular cuánto tiempo tardamos en llegar al destino y las mejores horas para salir y evitar retenciones, algo que solemos pasar por alto es planear dónde parar a descansar y dónde comer.

Este factor es importante para poder descansar, para que a los niños no se les haga demasiado largo el viaje y tampoco a los padres. Además, es recomendable controlar los horarios para no romper del todo la rutina y los ritmos biológicos especialmente para los más pequeños.

DURANTE EL VIAJE   

Aunque preparar el viaje pueda suponer nervios y desvelos, es imprescindible que el conductor y el resto de viajeros descansen bien la noche de antes. Dormir lo suficiente te permitirá tener todos los sentidos puestos en la carretera. Nunca sustituyas el sueño por tazas de café ya que, si te pasas, puedes sufrir nerviosismo, cansancio y taquicardia, que podrían alterar tu capacidad de conducción y reacción en carretera.

La alimentación es otro factor a tener en cuenta. A veces pecamos de realizar comidas abundantes y pesadas, que incluso no tomaríamos en nuestro día a día, al dejarnos llevar por las vacaciones. Comer de forma abundante puede provocarte somnolencia, algo muy peligroso cuando vas al volante. Lo mejor es tomar alimentos ligeros, que aporten energía y no sean pesados (bocadillos, ensaladas, verduras, pescado, etc.).  Cuando termines de comer, procura relajarte y dar un paseo antes de conducir: durante la digestión disminuye la atención y el rendimiento al volante hasta un 10%.

No olvides hidratarte bien, especialmente con agua, evitando bebidas con gas, líquidos muy calientes y por supuesto el alcohol, y, si lo necesitas, echar una cabezada en un área de descanso para mantener los cinco sentidos en la carretera.

Recuerda que en Restaurante Zielo de Madrid ofrecemos diferentes opciones para que recuperes fuerzas en tu camino: ligeras, nutritivas y sanas. ¡Te esperamos en Autovía del Levante, km 35. Código Postal: 28540, Perales de Tajuña, Madrid!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *