Razones por las que deberías incorporar carne de caza a tu dieta

Si hablamos de carne, tendemos a pensar en carnes de consumo habitual, como el pollo, el pavo, la ternera o el cerdo. Así, nos olvidamos de otras, como la carne de caza. Y eso que en esta época, coincidiendo con la temporada de caza mayor, aumenta su consumo. Pero, ¿en qué se diferencia del resto y que beneficios presenta para el organismo?

La carne de ciervo (o de venado) se caracteriza por ser magra y tener menos grasa y colesterol que las que consumimos de manera más habitual. Además, es una importante fuente de vitamina B12, que es esencial para el correcto funcionamiento del cerebro y la formación de la sangre. Y otro dato a tener en cuenta (que hará que tengas ganas de incorporarla a tu dieta o te hará considerarlo, por lo menos): es carne sin residuos hormonales ni antibióticos. Es decir, su calidad biológica es superior.

A eso se debe su color, más oscuro al que estamos acostumbrados. Como los animales se encuentran en estado salvaje y su alimentación es natural, su musculatura está más desarrollada que si se criaran en cautividad y por tanto, su carne es más saludable.

Respecto a los animales alados, se suma a las perdices y el pichón un tercero que seguro os suena: el pato. Al igual que ocurre con el ciervo, la carne de pato es magra porque se compone casi en su totalidad de fibras musculares. También es rica en vitamina B12, así como en otras vitaminas del grupo B como el ácido fólico, la piridoxina o la tiamina.

Y aprovechando que es temporada de caza, en Zielo hemos decidido añadir unos platos especiales con este producto como protagonista: Magret de pato a la plancha con pera caramelizada y reducción de Pedro Ximénez y el Lomo de venado con frutos rojos, manzana asada y salsa de su marinada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *