El origen de las tapas, la comida favorita de los españoles

Icono de la gastronomía española, en todo el mundo se conocen las tapas, esas raciones pequeñas de un plato que están pensadas para compartirse con otras personas.

Tapas con amigos en Zielo de Madrid
Tapas con amigos en Zielo de Madrid | Foto @bucero92

El “tapeo” cambia no solo la manera de comer, sino también la de relacionarnos. Al picotear y compartir, socializamos, conversamos, nos relacionamos con otros de una manera distinta a como lo haríamos en una comida formal alrededor de una mesa.

Así, las tapas ya no sólo se piden como un aperitivo que se consume de pie, sino que son también cenas o comidas rápidas. Una costumbre que permite probar distintos platos, combinarlos con varias bebidas y además, de forma económica.

Origen de las tapas

No se sabe con seguridad el origen de las tapas, aunque circulan numerosas leyendas, la mayoría poco probables, ya que suelen relacionar su invención con la presencia en ese preciso momento de algún rey (Alfonso X el Sabio, los Reyes Católicos, Alfonso XIII, Fernando VII…).

Sin embargo, reflejan el origen de las tapas como una respuesta a una necesidad de la época, como era cubrir los vasos de vino (“taparlos”) con embutidos o pan para evitar que entraran moscas, polvo o suciedad, lo ya que parece que se hacía en el siglo XIII.

Ya en el Quijote (1605) se describía así un banquete campestre:

“Tendiéronse en el suelo, y, haciendo manteles de las hierbas, pusieron sobre ellas pan, sal, cuchillos, nueces, rajas de queso, huesos mondos de jamón, que si no se dejaban mascar, no defendían el ser chupados. Pusieron asimismo un manjar negro que dicen que se llama caviar, y es hecho de huevos de pescados, gran despertador de la colambre. No faltaron aceitunas, aunque secas y sin adobo alguno, pero sabrosas y entretenidas.”

Otros relatos recogen que acompañar la bebida con un aperitivo básico era algo que se ofrecía en las tascas para evitar que los parroquianos se emborracharan demasiado o simplemente señalan la conveniencia de estos bocados pequeños y baratos para las clases más humildes, sobre todo en épocas de escasez.

Durante años se consideró la palabra un andalucismo, explicado como “ruedas de embutido o lonjas finas de jamón que sirven en los colmados y tabernas colocadas sobre las cañas y chatos de vino.” Mucho más tarde, en 1970, incorporó la RAE al diccionario la definición actual, aceptada ya en toda España: “pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento de una bebida”.

Las tapas españolas más típicas

Aunque los tiempos cambian y de su mano, los gustos, hay algunas tapas clásicas que han soportado el paso del tiempo y siguen presentes en cualquier carta de cualquier bar español: aceitunas, embutidos, quesos, pescaíto frito…

Cada región tiene unas tapas típicas y hasta la cocina de vanguardia se ha sumado con sus tapas creativas e innovadoras.

En Madrid triunfan las patatas bravas, el pincho de tortilla, los calamares, la ensaladilla rusa, los callos, chipirones, jamón

Ensaladilla rusa | Zielo de Madrid
Ensaladilla rusa | Zielo de Madrid
Patatas bravas | Zielo de Madrid
Patatas bravas | Zielo de Madrid

Ven a tapear a Zielo de Madrid en  la salida 35 de la Autovía del Valencia, en Perales de Tajuña (Madrid). y descubre por ti mismo nuestra deliciosa variedad de tapas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *