¿Cuáles son los diferentes tipos de café?

Quedas con amigos, miras la carta y ahí están: ¿Desde cuándo el café se ha transformado en tantas y diversas formas? Quizá tú te quedaste en el café con leche de toda la vida, el café con hielo o el carajillo. Pero ahora hay una gran cantidad de términos y curiosidades que hoy abordamos para que seas todo un experto cafetero.

Curiosidades sobre el café

Para empezar, ¿sabías que Italia es el país con más cafeterías por habitante del mundo? Bueno, quizá no te sorprenda mucho, pero si tenemos en cuenta que se calcula que hay unas 100.000 cafeterías para 60 millones de habitantes, quizá sí que te llame la atención. Y otro dato curioso: ¿qué país crees que es el que consume más café al año? Ni Italia ni Colombia: Finlandia, con 10 kilos de café al año por habitante.

Pero bueno, vayamos a lo importante. ¿De verdad tiene tantos beneficios? ¿Sirve para algo más que despertarnos por la mañana? A lo largo de los años se han hecho innumerables estudios en torno a esta deliciosa bebida. De ellos podemos sacar algunos datos: que mejora aspectos como la memoria, el ánimo, la energía o los tiempos de reacción; que es un quemagrasas natural; que disminuye el riesgo de padecer diabetes (de hecho se dice que la gente que consume café tiene un riesgo entre un 23 y un 50% menor de padecer diabetes); que disminuye la posibilidad de sufrir enfermedades neurodegenerativas y, además, que protege el hígado de padecer cirrosis.

 

Guía para cafeteros iniciados

Si tenías dudas respecto a cómo se prepara o qué lleva cada tipo de café, no te preocupes. Estos son los tipos de café que puedes encontrar en cualquier bar o restaurante.

Para empezar, tenemos el mítico café solo, apto para auténticos valientes. Si eres un enamorado del sabor intenso del café, éste es el tuyo. Consigue despertarte de un sorbo y viene siempre en taza de moka. También está la variante veraniega, café solo con hielo que como su propio nombre indica, es café con un cubito de hielo.

Después está la variante suave del café solo, y es el café cortado. En este caso lleva un toque de leche (mucho menos que en un café con leche) y se sirve en taza pequeña. ¿La diferencia con el café con leche? Que en este último caso lleva mitad de café y mitad de leche (sea fría o caliente, eso ya al gusto). ¿Y el más dulce de todos? Sin duda el café bombón, una parte de café con otra generosa de leche condensada por encima.

Pero pasemos a los cafés con nombres propios. Por un lado, encontramos el Café Belmonte que consiste en mezclar un café bombón con un toque de brandy. Es típico de la zona mediterránea. También tenemos el Café Vienés: café con crema de leche o nata líquida, perfecto para golosos.

Y del vienés al Café Irlandés: en este caso se preparar con un par de cucharadas de azúcar, un cuarto del café de whisky irlandés, dos cuartos de café solo y uno de nata. ¿Si cambiásemos el whisky por vodka? Tendríamos el Café Balalaica.

¿Y si le añadimos helado al café? En ese caso tenemos el Café Ruso, que es café con dos bolas de helado de nata o vainilla, café granizado e incluso un poco de jarabe de azúcar. También está el Blanco y negro: café granizado con dos bolas de helado de leche merengada. También sirve café frío.

Por último, no podíamos dejar de lado al Café Turco: Consiste en añadir el café al agua hirviendo y, cuando deje de hervir, se añade agua fría hasta tres veces.

 

Como puedes ver existe una gran cantidad de tipos de café. ¿Te has quedado con ganas de probar alguno? Recuerda que puedes venir a visitarnos y disfrutarlo con nosotros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *